Aunque podamos vivir ajenos a este tipo de cuestiones desde un punto de vista práctico, resulta evidente que durante el año fallecen miles de personas y entre ellas, muchas que tenían la obligación de realizar su declaración de la renta. Ante esa situación surge la pregunta que formulamos en esta entrada ¿cómo declaran IRPF los contribuyentes fallecidos?

El ejercicio fiscal

Para comenzar, hay que tener claro que el ejercicio fiscal de la declaración de la Renta, coincide con el año natural, es decir del 1 de enero al 31 de diciembre, por lo que resulta lógico plantearse que sucede con el contribuyente que fallece a mitad de año.

En ese caso, el ejercicio fiscal irá desde el 1 de enero hasta el día del fallecimiento del contribuyente, siendo que el plazo de presentación de la declaración será el habitual para todos los contribuyentes, es decir, hasta el 30 de junio del año siguiente.

El resultado de la declaración

Como cualquier otra declaración, la misma puede resultar a ingresar o a devolver, siendo la mecánica distinta para cada uno de los casos.

Evidentemente si la declaración resulta a ingresar (y está obligado a presentar la misma) la misma habrá que presentarse al cobro dentro del plazo habilitado al efecto y ello por las personas que pudieran resultar responsables, en principio sus herederos.

¿Y si el resultado es a devolver?

En este caso habrá que distinguir entre dos supuestos, si la devolución es superior o inferior a 2.000 €.

Si el importe a devolver fuera inferior a 2.000 €, junto con la declaración habrá que adoptar el certificado de defunción, el libro de familia, el certificado de últimas voluntades y testamento, en su caso, así como certificado de titularidad de la cuenta en la que se ha de abonar la devolución, acompañado de autorización de todos los herederos para cobrar la devolución en dicha cuenta.

Por el contrario, si la devolución es superior a 2.000 €, además de la documentación anterior, habrá que añadir el justificante de haber presentado el Impuesto sobre Sucesiones.

Ambos modelos tendrán que ser presentados junto con el modelo H100, previsto por la Agencia Tributaria para la solicitud de estas devoluciones.

¿Os encontráis en alguno de los casos anteriores? ¿Os surgen dudas sobre cómo declaran IRPF los contribuyentes fallecidos?

Si os encontráis en alguno de esos supuestos, estamos encantados de ayudaros, y os aconsejamos que os pongáis en contacto con nosotros a través de cualquier medio de los habilitas, estaremos encantados de atenderos de manera gratuita.