Durante muchos años, Hacienda ha determinado que el criterio para la deducción por la vivienda habitual era del 50% para cada cónyuge. Tras una resolución del Tribunal Económico Administrativo Central, ese criterio ha cambiado. Os lo contamos.

Antecedentes del caso

En el caso en cuestión, un matrimonio adquirió una vivienda para destinarla a su vivienda habitual, aplicándose por ambos la deducción por adquisición de la vivienda.

Es importante recordar que esta deducción sólo es apicable para aquellas adquisiciones que se hicieron con anterioridad a 2013. Desde entonces no es posible aplicar la misma. 

Hay que recordar que esta deducción sólo es aplicable para aquellas adquisiciones anteriores a 2013.

Pues bien, el criterio de Hacienda siempre ha sido el de mantener la posibilidad de que cada uno de ellos se deduzca el 50% de las cantidades invertidas, ya que corresponde a cada cónyuge (casados en gananciales) la mitad de la vivienda.

El divorcio del matrimonio

Sin embargo en el año 2012, el matrimonio decide divorciarse, pero sin embargo y de momento, no proceden a la liquidación de la sociedad de gananciales.

Un matrimonio puede divorciarse y terminarse el mismo y sin embargo mantener cada uno su posición en los bienes que tenga en común, para el caso que estén casados en gananciales.

Eso supone que aunque el matrimonio ha dejado de existir, ambos comparten en un 50% la titularidad de la vivienda.

A pesar de ello, la Sentencia de divorcio le atribuye el uso de la vivienda a uno de ellos, pero obligándole a que tenga que abonar el 100% de las cuotas de la hipoteca que gravaba la adquisición de la vivienda.

 El cambio de postura

Ello suponía hasta hace poco que aunque pagara la totalidad de la cuota, únicamente podía deducir el 50% de las cantidades invertidas en su declaración de IRPF.

Sin embargo el TEAC en una resolución de 23 de noviembre de 2021, se cambia el criterio y se afirma que aunque la titularidad del inmueble sea compartida, si uno de los cónyuges abona la totalidad de la cuota, podrá aplicar el 100% de la deducción.

Este cambio de criterio viene a solucionar una problemática muy frecuente entre personas divorciadas y que además suponía una importante injusticia tributaria.

Esta resolución ha supuesto un cambio de criterio en la postura habitual de Hacienda, que viene obligada a respetar esa posibilidad y por tanto atender a quien paga la cuota de la hipoteca para aplicar la deducción.

¿Qué sucede si pago la cuota pero no vivo allí?

La resolución del TEAC, que puedes examinar en este enlace, va incluso más allá, y determina que una persona puede deducirse el 100% de las cuotas abonadas aún cuando no resida en dicho inmueble.

Ello sucede cuando, por ejemplo, en un procedimiento de divorcio, se atribuye el uso de la vivienda a los hijos del matrimonio y a uno de los cónyuges, que no obtiene ingresos para la cuota de la hipoteca.

Ello obliga a que sea la persona que queda fuera de la vivienda quien, tenga el beneficio de aplicarse la deducción, ya que evidentemente, es quien abona las cuotas.

Conclusión

Debes saber por tanto, que en caso de divorcio, este es el primer año que para la aplicación de la deducción por adquisición de vivienda habitual habrá que atender a quien paga la cuota.

Cerramos así este primer consejo de los que tenemos preparados para esta semana previa a la declaración de la renta.

Si necesitáis ayuda, recordad que somos abogados de impuestos en Sevilla y estamos plenamente preparados para ayudaros.

Contacta con nosotros

Política de privacidad y datos

¿Ha sufrido un accidente de tráfico?

CUÁNTO TIEMPO SE TARDA EN HEREDAR

¿Tienes problemas con una herencia?

Otras webs de interés

¿Ha sufrido un accidente de tráfico? En Tu Abogado Tráfico, recibirá el mejor asesoramiento por un equipo de abogados especialistas en accidentes de tráfico.

×

Powered by WhatsApp Chat

×