¿Cómo se puede realizar un divorcio desde el extranjero?

El número de divorcios en nuestro país ha crecido exponencialmente en las últimas décadas, siendo un hecho que se repite, cada vez, con más frecuencia.  Estas rupturas matrimoniales suponen que se tramiten, en la mayoría de los casos, procedimientos de divorcio para dirimir cuestiones como la patria potestad, la atribución del uso de la vivienda,  la guardia y custodia de los hijos, el régimen de visitas o la pensión de alimentos y/o compensatoria si procediese, siendo preceptiva la intervención de abogado y procurador en todo caso.

Si bien, es habitual que ambos cónyuges vayan a residir en la misma localidad tras las desavenencias maritales, no es menos frecuente que por circunstancias personales o laborales, uno de los cónyuges se traslade a otra ciudad distinta o incluso al extranjero. Pongamos el ejemplo de la pareja que decide divorciarse y uno de los cónyuges, por motivos laborales, tiene que irse a residir a una ciudad extranjera, sin haber iniciado ningún trámite del divorcio aún. ¿Qué debería hacer esa persona para evitar tener que trasladarse a la ciudad donde se encuentre el juzgado competente para conocer el asunto?

En primer lugar, como no podía ser de otra forma, para poder divorciarse a distancia es necesario que la tramitación no se produzca de manera contenciosa, sino que sea de forma consensuada entre ambos cónyuges. Junto a éste requisito, también es necesaria la intervención de abogado y procurador que, en estos casos, cobra una especial relevancia como explicaremos a continuación.

Poder con facultad especial a favor del procurador

Una vez que ha sido elaborado el convenio regulador por un abogado especialista que haya asistido a ambos cónyuges, o bien, se haya realizado por dos letrados que defiendan separadamente los intereses de cada miembro de la pareja, pero siempre que hayan alcanzado un acuerdo; el cónyuge que se encuentra en el extranjero, deberá otorgar un poder al procurador con la facultad especial de ratificar el mencionado convenio en el juzgado competente. Esto implica que sea el procurador el que acuda el día de la ratificación, en nombre del poderdante, a dar el consentimiento de lo estipulado en el convenio. De ahí su importancia en este procedimiento.

El poder puede realizarse tanto en un Notario del país extranjero, siendo necesario en este caso que sea debidamente legalizado y traducido si se encontrase en otro idioma, así como en el Consulado de España que le corresponda. Es recomendable facultar a más de un procurador para evitar futuros problemas, en el caso de que alguno de ellos no pueda asistir al juzgado el día de la ratificación. El cónyuge que se encuentre fuera, deberá firmar también ante el Notario o Cónsul, el convenio regulador que contendrá los acuerdos alcanzados anteriormente.

Lógicamente, además de incluir en el poder la facultad especial a favor de los procuradores para que puedan ratificar el convenio, habrá que incorporar éste en la escritura pública, quedando así protocolizado.

Demanda y ratificación

divorcio desde el extranjeroCuando se haya preparado el poder, se enviará al abogado u abogados, pues es necesario adjuntarlo al escrito de demanda, junto a otros documentos tales como las partidas de nacimiento de los hijos, la certificación del matrimonio, el propio convenio regulador u otros que se consideren oportunos.

Una vez presentada la demanda en el partido judicial competente, será el juzgado el que requiera a los cónyuges mediante una notificación al procurador, para que acudan al mismo a  ratificar el convenio.

Será el cónyuge que resida en el territorio del juzgado y el procurador, en nombre del otro poderdante, los que acudan el día indicado para ratificar el convenio. En el propio juzgado, se les mostrará el convenio regulador y se les preguntará si están conformes con lo que en él se estipula, procediéndose a la firma si todo está en orden.

Conclusiones

 

En este artículo, hemos dejado claro que es perfectamente posible divorciarse a distancia. A pesar de que el ejemplo expuesto señala una situación en la que uno de los cónyuges se encuentra fuera del territorio español, también es viable que se lleve a cabo dentro del  mismo territorio, aunque en este último caso pueda hacerse a través del exhorto a otros juzgados.

No obstante, no hay que olvidarse de los detractores de esta idea -que los hay-, esto es, de los que defienden  y consideran que ante un acto personalísimo como el que hemos comentado, o como podría ser el de casarse, sólo debería realizarse por el interesado, sin que pudiese conferirse ningún poder a un tercero para llevarlo a cabo.

Pero, de ser así, ¿cuánto se tardaría en finalizar un procedimiento en el que hay acuerdo entre las partes?, ¿no es una forma de agilizar la tramitación de un procedimiento aparentemente sencillo?.  Como en todo, para gustos los colores.

En cualquier caso en Ligur Abogados, abogados en Sevilla, podrá asesorarse debidamente sobre el procedimiento de divorcio desde el extranjero.

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
×