Es denominada por muchas como la temida “liquidación paralela”, pero ese término no está recogido en la Ley ni es el nombre correcto que debe recibir ese acto de la Administración. La liquidación que Hacienda puede notificar para corregir algún dato es la llamada liquidación provisional.

 

 Definición de liquidación provisional

La liquidación provisional, tal y como lo define la Ley General Tributaria,  es el acto de liquidación que Hacienda notifica dentro del denominado procedimiento de Comprobación limitada, y en el que viene a, como su propio nombre indica, a comprobar y en su caso, corregir algunos de los datos declarados por los obligados en sus autoliquidaciones.

Como norma general, se notifica el inicio del procedimiento de comprobación limitada junto con la “propuesta de liquidación provisional”, en la que Hacienda ya ha efectuado su corrección en base a los datos que le constan.

La fase de alegaciones

Tras esa notificación, se concede un plazo que suele ser de diez o quince días para que el destinatario de la misma pueda efectuar las alegaciones correspondientes, incluso aportando documentación complementaria para defender sus intereses, y pudiendo defenderse de las pretensiones de Hacienda.

Es importante conocer que, si se entiese que Hacienda ha podido incurrir en algún error a la hora de realizar la propuesta de liquidación (cosa que puede pasar con frecuencia), aportar en este momento toda la documentación posible, para conseguir acabar con el procedimiento cuanto antes.

La clave en una liquidación provisional es realizar unas alegaciones nbien fundamentadas

La resolución

Una vez que se han presentado las alegaciones, por parte de Hacienda se pueden dar dos soluciones: a) estimar las alegaciones y archivar el procedimiento o; b) confirmar la propuesta inicial y confirmar la liquidación provisional.

Mantiene el nombre de provisional porque aún no será definitiva y contra la misma cabrán dos tipos de recursos que pasamos a describir.

Los recursos frente a la liquidación

Cuando hacienda notifica la liquidación provisional, el obligado podrá decidir entre interponer un recurso de reposición o un recurso económico administrativo.

Se puede escoger entre uno y otro. Mientras que el primero, lo resolverá la propia Hacienda, el segundo lo resolverá el Tribunal Económico Administrativo de cada Comunidad.

El plazo para la interposición del recurso de reposición y el recurso económico administrativo es de un mes, contados desde la fecha de la notificación y en todo caso, el económico administrativo es obligatorio interponerlo con carácter previo a la vía judicial.

¿Has recibido una “liquidación paralela”? ¿Conoces a alguien que la haya recibido?

Hacienda no es infalible, se equivoca en muchas ocasiones y atajar los problemas desde el principio pueden ahorrar unos cuantos quebraderos de cabeza.

Si necesitas ayuda con una liquidación provisional, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

 

¿Necesita ayuda con sus impuestos? 

×

Powered by WhatsApp Chat

×