En nuestra anterior entrada, hablábamos de las liquidaciones provisionales de Hacienda. Y si en un primer lugar se pueden formular alegaciones que pueden ser estimadas, también puede suceder que confirmen la resolución. Es el momento del recurso de reposición, regulado principalmente en la Ley General Tributaria.

 

El recurso de reposición

Cuando se nos notifica la confirmación de la liquidación provisional, la propia carta de Hacienda informará de la posibilidad de interponer un recurso de reposición o un recurso económico- administrativo.

Es muy importante distinguir que se puede elegir entre uno y otro recurso. Es decir, se puede interponer el recurso de reposición y una vez resuelto interponer el económico- administrativo, o directamente, interponer el recurso económico administrativo.

Plazo para la interposición del recurso de reposición

El plazo para la interposición del recurso será de un mes contado desde el momento en que se haya recibido la notificación.

Esto es muy importante, ya que, si se deja correr el plazo sin interponer el recurso, la liquidación será firme y la misma no podrá ser discutida ya bajo ningún concepto.

Por tanto, el recurso de reposición se presenta como una opción para que la liquidación girada por Hacienda no sea firme, y se pueda seguir discutiendo cada una de las pretensiones.

Si no se interpone el recurso, la liquidación será firme y habrá que pagar

¿Quién resuelve el recurso de reposición?

El recurso lo resuelve el propio organismo que lo ha dictado, en este caso Hacienda. Por tanto, será la misma oficina de gestión tributaria que ha girado la liquidación la encargada de resolver el recurso y estimar ahora nuestras pretensiones.

De hecho, la presentación del propio recurso deberá formalizarse ante el propio departamento que dictó la liquidación.

¿Cómo puede resultar útil el recurso de reposición?

Puede ser algo raro pensar que si lo resuelve el mismo organismo que dictó la liquidación vaya a cambiar ahora de opinión.

Pues bien, el recurso de reposición es una buena oportunidad para defender la postura del contribuyente con una postura más fundamentada, con antecedentes de otros casos o jurisprudencia a favor de nuestra postura.

Con ello, puede ser que un argumento no advertido por la Administración sea ahora tenido en cuenta y evite la necesidad de acudir al recurso Económico- Administrativo, que reviste algo más de complejidad.

La suspensión del acto

MUY IMPORTANTE, la interposición del recurso de reposición, no suspende la ejecución del acto impugnado.

Quiere ello decir que, si tras la liquidación girada por Hacienda, resulta la obligación de ingresar una cuota determinada, habrá que ingresarla de manera conjunta a la interposición del recurso.

Únicamente, si el recurso se dirige frente a una sanción, se suspenderá la ejecución del acto, y por tanto no habrá que proceder a ingresar la misma a Hacienda.  

¿Tienes dudas?

La regulación del recurso de reposición es extensa, pero puede llegar a ser útil, para intentar obtener la razón de Hacienda y evitar acudir a los Tribunales Económicos- Administrativos y a los Tribunales de Justicia.

Si necesitas un abogado de impuestos en Sevilla, puedes contactar con nosotros. Estudiaremos tu caso y si es viable, interpondremos el recurso de reposición.

 

¿Has recibido una liquidación de Hacienda?

×

Powered by WhatsApp Chat

×