Una de las cuestiones fundamentales a la hora de elaborar de nuestra declaración del  Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), es la de escoger entre la tributación individual o la conjunta.

Recordemos, que esta posibilidad, ofrece al contribuyente la posibilidad de obtener un mejor resultado en su declaración dependiendo de las circunstancias familiares y en definitiva, de si todos los integrantes de una unidad familiar realizan una declaración conjunta, o por el contrario cada uno de ellos, de manera separada, realiza su propia declaración.

Pero, en este artículo nos queremos centrar en la modificación de la opción de tributación en el IRPF, ya que es frecuente que muchos clientes nos hagan la pregunta de cómo cambiar la opción de tributación individual a conjunta, normalmente porque han comprobado que el resultado de la misma les puede resultar más beneficioso, principalmente, por la aplicación de la reducción por tributación conjunta.

La limitación legal a la modificación de la opción de tributación en el IRPF

Es fundamental aclarar, que nuestra Ley es tajante con respecto esta posibilidad, al establecer en su artículo 83.2 de la Ley del IRPF, establece que la opción de tributación escogida, no podrá ser modificada una vez finalizado el plazo de presentación reglamentario.

Dado que, como norma general, el plazo de presentación del IRPF finaliza los días 30 de junio de cada año, una vez que se llegue a dicha fecha, no se podrá modificar la opción de tributación escogida, incluso para el caso de que el contribuyente se percate de que el resultado correspondiente a la otra opción le resulta más favorable.

Por tanto, es importante, tener clara la importancia de escoger una u otra opción de tributación, y ser cautos a la hora de, por ejemplo, marcar la casilla de tributación individual, ya que la opción escogida, una vez que finalice el plazo de presentación, vinculará definitivamente.

La modificación por vicios en el consentimiento

A pesar de lo anterior, existe la posibilidad de modificar la opción de tributación siempre y cuando se demuestre que la autoliquidación no pudo ser elaborada perfectamente por no conocer todos los extremos de la propia declaración o cuando el contribuyente la realice incluyendo unos errores a los que  ha sido inducido.

Esta opción, si bien es denegada normalmente en un primer momento por los órganos de gestión de la AEAT, está encontrando el respaldo de los Tribunales Económico- Administrativos y de los Juzgados, por entender que el contribuyente no se encontraba en una situación idónea para escoger la opción que mejor le conviniera.

¿Habéis tenido alguna situación en la que os interesaba modificar la opción de tributación? ¿Habéis solicitado la devolución de la prestación por maternidad y os han dicho que no se puede modificar?

Conozca nuestros servicios de asesoría fiscal o contacte con nosotros sin compromiso.