En la entrada anterior, hablábamos de algunos de los problemas más comunes a la hora de heredar. En ésta, vamos a continuar resaltando otras cuestiones sobre las herencias que pueden plantear complicaciones prácticas.

Es complicado que existan dos herencias iguales, de la misma forma que no todas las familias son iguales, es decir, cada una puede tener sus matices. Por ello, cada  problema que enunciamos debe ser estudiado de forma minuciosa y concretando las particularidades que puedan tener.

  1. ¿Qué voy a heredar?

Antes de heredar, hay que conocer qué es lo que forma parte del caudal hereditario, es decir, qué bienes y derechos tenía el fallecido en el momento de su muerte. Es importante saber que la herencia también puede incluir deudas.

Lo más habitual es que entre los bienes que se heredan se encuentren inmuebles o el dinero que tenía el causante en el banco. No obstante, puede ocurrir que haya otros bienes o derechos que son susceptibles de ser heredados, como podrían ser los seguros contratados por el fallecido, acciones o participaciones de una   empresa, etc. Por ello, es necesario conocer todos estos extremos, no vaya a ser que nos dejemos algo en el tintero.

En el caso de que el fallecido tuviese deudas a la hora de su muerte, cabe la posibilidad de aceptar la herencia y que éstas se cubran con los bienes o derechos que también la integran. Es lo que se conoce como aceptación a beneficio de inventario. Por el contrario, si se acepta pura y simplemente, ya sea de forma expresa o tácita, el heredero se hará cargo de las deudas y las cargas no sólo con los bienes de la herencia, sino también con los propios del heredero

¿Qué hago si no estoy conforme con lo que me ha tocado en la herencia?

Como decíamos en la entrada anterior, habiendo dejado testamento el fallecido, hay que atenerse a lo dispuesto en el mismo. Cabe la posibilidad que el testamento contenga limitaciones a lo que, en principio, creíamos que nos correspondía. Por ejemplo, puede ocurrir que haya dos herederos y no se reparta el caudal hereditario al 50 % para cada uno. Este hecho implica que la persona que otorgó testamento, quiso dejar a uno de ellos más que al otro.

Obviamente, el fallecido, tuvo que respetar los límites establecidos en el Código Civil y, al menos, debe dejar a los herederos lo que se conoce como la legítima. En entradas anteriores explicamos con más profundidad los tercios de la herencia.

No obstante, hay ocasiones que porinfluencia de terceros (normalmente otros herederos) y aprovechando el estado de salud de la persona que va a otorgar  testamento, lo incitan a que cambie o modifique el reparto de sus bienes para salir ellos beneficiados. En estos casos, podría valorarse impugnar el testamento si  descubrimos que ha habido circunstancias que han llevado al testador a disponer de esa manera, como podrían ser unas amenazas o coacciones, o incluso, que el propio testador no se  encontrase en sus plenas facultades mentales para otorgarlo. En este último caso, resulta imprescindible acreditar esta circunstancia con informes médicos que lo corroboren.

  1. ¿Cuánto me cuesta heredar?

Para responder a esta cuestión, habrá queatenerse a cada herencia en concreto, pues no es lo mismo una persona que herede un millón de euros, tres viviendas y 2 coches, a una persona que herede cinco mil euros. Obviamente, los gastos de uno y otro no serán los mismos. En principio, los gastos más comunes son los siguientes:

  • Asesoramiento legal: Aunque lo pongamos como un gasto, pues requiere de un desembolso de dinero por parte del heredero, la mayoría de las veces supone más una inversión, ya que un buen asesoramiento legal puede repercutir positivamente tanto agilizando todos los trámites, como a la hora de negociar con otros
    herederos o, por ejemplo, ahorrando costes que podrían haberse evitado si no se hicieron las cosas correctamente.
  • Notaría: Los gastos notariales suelen ser un fijo en las herencias. Por un lado, si no existe testamento, habrá que hacer la declaración de herederos. Si existe testamento, la propia obtención del mismo conlleva unos gastos. Igualmente, la posterior aceptación y/o adjudicación de la herencia, tiene un coste notarial, que
    variará en función de lo que se haya heredado.
  • Registro: En el caso de heredar inmuebles, se debe hacer frente a los gastos registrales, es decir, los gastos para poner los inmuebles a nombre de los herederos.
  • Impuestos: Como ya expusimos en entradas anteriores, esto dependerá de varias circunstancias (Comunidad autónoma donde se herede, cuantía total de lo heredado, parentesco del heredero con el fallecido…). El Impuesto de Sucesiones y Donaciones y la conocida como Plusvalía, son los impuestos que intervienen en la sucesión hereditaria.

Como puede observarse, son muchos los problemas a los que nos podemos enfrentar a la hora de heredar.  En entradas posteriores, seguiremos mostrando más inconvenientes a la hora de heredar.

Como siempre, quedamos a su entera disposición para solventar cualquier duda o complicación que le surja. Para ello puede contactar con nosotros o utilizar nuestros Servicios Online.