Todos tenemos que contribuir con nuestros impuestos a la financiación de todos los servicios, mediante la presentación de nuestros impuestos. Pero puede suceder que de una manera u otra, no presentemos dichos impuestos o se presenten fuera de plazo. En este breve artículo os explicamos las consecuencias de cada uno de los supuestos.

 

He presentado y pagado tarde un impuesto, sin que Hacienda notificara nada.

Es un lapsus que a todos nos puede pasar. Por distintas circunstancias puede que se pase el plazo para presentar un impuesto con resultado a pagar, y que afortunadamente, se perciba el error antes de que Hacienda mande ninguna carta.

En este caso la consecuencia es la menor de todas. El artículo 27 de la Ley General Tributaria establece que se podrá exigir un recargo del 5, 10 o 15 por ciento, dependiendo de si la presentación fuera de plazo es de tres, seis o hasta doce meses al momento en que había que presentarla.

Más allá de los doce meses, se exigirá un recargo del 20% además de los intereses de demora.

No he presentado el Impuesto y Hacienda me ha requerido

En este caso la sanción podrá ser calificada como leve, cuando el importe dejado de ingresar sea inferior a 3.000 €, grave cuando sea superior a 3.000 € o muy grave cuando se hubieran utilizado medios fraudulentos.

El importe de la sanción, dependerá de la calificación final de la sanción, siendo para las leves una multa igual al 50% de la cantidad dejada de ingresar

Para las graves una sanción del 50% de la cantidad dejada de ingresar y aumentada en el perjuicio que para Hacienda haya tenido la falta de ingreso calculado según unas reglas establecidas.

Para las muy graves, la sanción será igual a una cantidad del 100 al 150 por ciento de la cantidad dejada de ingresar agravado con el correspondiente perjuicio a la Hacienda Pública.

.

Es importante no olvidar un plazo. En ocasiones la multa puede duplicar la cantidad a ingresar

Cómo declaran IRPF los contribuyentes fallecidos

 

He presentado tarde el Impuesto pero el resultado era 0

Este es un caso muy típico del Impuesto sobre Sucesiones, en el que muchas personas piensan que por tener un resultado de cero, no hay que ingresar nada. También suele suceder a autónomos que se acaban de dar de alta y no presentan sus declaraciones de IVA a 0.

Pues en este caso, como norma general, la sanción a imponer será de una multa fija de 100 €, siempre y cuando no se haya producido el requerimiento previo de Hacienda.

Si este requerimiento se llega a producir, la multa puede variar en función del número de veces que Hacienda llegue a exigir su presentación, pudiendo ir desde 150 € a 600 €.

¿Tienes controladas tus obligaciones fiscales?

En este artículo hemos expuesto de  manera rápida y de manera general las posibles sanciones, pero la mejor manera de evitarlas es tener un control sobre las declaraciones que tienes que presentar. ¿Lo tienes?

Si necesitas ayuda puedes contactar con nosotros y con nuestro equipo de abogados expertos en la materia.

 

¿Necesita ayuda con sus impuestos? 

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
×